Colonia en un fin de semana .

Colonia es uno de los puntos mas visitados de Uruguay debido a su cercanía con Buenos Aires ya que se encuentra a tan solo 1 hora y media de Catamarán .

El motivo para ir fue la visita que recibí de un amigo proveniente de Chile y en la búsqueda de hacer algo alternativo a la clásica noche porteña decidimos viajar a Uruguay a conocer .

Nos alojamos en el hostel “El viajero” del cual puedo decir que tiene un  excelente ambiente , muy buenas comodidades , muy buena atención por parte del personal ademas de que sus precios son módicos  y como bonus al lado se encuentra una cervecería artesanal.

Luego de instalarnos nos fuimos directo a cenar ya que habíamos llegado en la tarde/noche .

El lugar escogido fue el bar “Barbot” que se encuentra al lado del hostel y que se especializa en sus cervezas artesanales ya que cuenta con mas de 6 variedades de las cuales probamos las Pale Ale , Porter,Trigo,Stout y Lager , todas de buen cuerpo y sabor intenso con gran personalidad , realmente muy recomendables.Para acompañar pedimos un chivito  que no es como todos creen , carne de chivo sino un lomito acompañado de panceta, huevo,queso , cebolla y rucula  aunque sus componentes varian de acuerdo al lugar donde se come.Salimos mas que satisfechos.

Por la noche , para bajar la comida y despejar las nubes de alcohol que invadían nuestras cabezas decidimos salir a dar una vuelta por la noche de Colonia .

Pasamos por las empedradas calles del barrio histórico pasando por la zona de bares , en los cuales había música en vivo ,  hacia el silencioso puerto de yates que se adentra un poco en el río seguimos bordeando la rambla para finalmente dar la vuelta luego de una hora caminando , rescato lo apacible de sus calles , ideal para estos paseos nocturnos.

El sábado a la mañana salimos a pasear ya recorriendo mas los puntos turísticos  como el histórico faro de Colonia al cual se puede subir pagando una tasa de 20 pesos uruguayos  que bien lo vale ya que ofrece una vista completa de la ciudad, continuamos yendo hacia el bastión San Miguel que cuenta con un un puente colgante, una muralla impenetrable de piedra y  cañones de la época .

Dimos un vistazo al museo naval que cuesta 20 pesos uruguayos pero realmente es bastante pequeño y no lleva mas de diez minutos recorrerlo entero.

Dimos una vuelta mas por la rambla y nos volvimos para el hostel a cocinar ya que no nos daba el presupuesto para comer afuera ya que una comida promedio en un restaurante cuesta 200 pesos uruguayos y si le agregamos bebida y postre no baja de los 350 pesos uruguayos.

En la tarde nos dirigimos a pie hacia la plaza de toros y al museo de naufragios , en el camino cambiamos de opinión y decidimos pasar por el museo paleontológico de Colonia , lamentablemente nada fue lo que esperábamos ya que ambos museos se encontraban cerrados , tal vez no abrían los sábados y respecto a la plaza de toros, solo puede observarse desde afuera ya que el paso del tiempo ha hecho estragos en ella y está en peligro de derrumbe por lo que esta cercada a una distancia considerable.

Cansados emprendimos la caminata de vuelta, elegimos este modo de movernos ya que desconocíamos los medios de transporte y los que habia ninguno circulaba por la rambla  y no quisimos aventurarnos a buscar los paraderos ya que no teniamos un mapa de calles de ese sector, al final terminamos caminando prácticamente 10 kilometros.

Para la noche no quisimos salir ya que no había mucha movida nocturna mas allá de bares  o boliches bailables  así que decidimos quedarnos en el hostel haciendo amistades con los demás turistas  y no la pasamos nada mal ya que entre  cerveza y cerveza iban surgiendo las anécdotas de los viajes  y cada uno tenia algo que aportar .Para coronar la noche nos dirigimos al Bastión San Miguel que permanece abierto durante la noche , para una caminata nocturna , acompañados de nuestros nuevos amigos  y se nos sumo un perro callejero que parecía estar muy bien cuidad y era bastante amigable, esto es una constante de Colonia, los perros callejeros suelen ser amistosos y siguen a los viajeros a cambio de unos mimos.

Hicimos un recorrido similar a la noche anterior pero esta vez mejor acompañados, cerca de una hora y media y nos volvimos a dormir.

El domingo fue mas tranquilo , hicimos el checkout y salimos a caminar por el centro  almorzamos en un restaurante un buen plato de pastas caseras  por los precios mencionados anteriormente y lo acompañamos de unas cervezas Patricia, son industriales pero de muy buen sabor .

Caminamos un poco por los barrios internos de la ciudad en busca de la playa Ferrando pero finalmente desistimos ya que nos metimos  en algunos barrios pobres donde nos miraban con algo de desconfianza, a la vuelta entramos a ver el cementerio para observar su maravillosa arquitectura.

Contaba con enormes túmulos muy bien decorados pero lamentablemente carecen de mantenimiento por lo que el paso del tiempo se hace evidente  , ademas de que la mayoría de las tumbas edificadas  estaban abiertas pudiéndose acceder hacia donde se encuentran los cajones funerarios , aunque por una cuestión de respeto combinado con miedo no nos atrevimos a bajar  ademas de que algunos cajones estaban quebrados exhibiéndose los restos .Dimos una vuelta , sacamos algunas fotos y nos fuimos directo hacia el puerto a aguardar nuestro embarque.

Fuen un excelente gran fin de semana, tal vez nos faltó recorrer mas la noche y nos quedamos con ganas de ir a los museos , sin embargo nos llevamos una gran impresión de esta pequeña ciudad.

Si tuviera que definir la con palabras usaría , apacible,amigable , colonial  e histórica , ideal para recorrer en un fin de semana.

Les dejo las fotos que demuestran su belleza y tranquilidad.

Paseando por el Barrio histórico de día 

10426707_10203352688352514_44177865832665845_n

1907800_10203352727153484_8455792966171894105_n

10295799_10203352704352914_6869130895378055920_n

10346516_10203352688912528_288250029195225618_n

10620669_10154649047225298_6701246995311577622_n

10647140_10203352726913478_3059705362172252553_n

10647041_10203352702072857_9037188800007759024_n

10653654_10203352684512418_3910125239777078894_n

10686969_10203352698032756_4112801102092229717_n

Catando excelentes cervezas artesanales en  Cerveceria Barbot 

barbot1 barbot2 barbot3

Barrio histórico en la noche7088_10203352665551944_6864608339068085402_n1507827_10203352664551919_6697729003747936844_n (1)10426180_10203352664471917_8375176266945126774_n (1)

10649638_10203352665751949_3819238371809354981_n

Club de yates en la noche

10676375_10203352665111933_904320933504012981_n

10672402_10203352664631921_1030547406274790501_n

Mural cerca del estadio de Colonia983795_10203352699672797_1696704851988178788_n

El Faro 

1521784_10203352689432541_5987205003733782966_n

10628037_10203352690072557_4537840767369117899_n

Paseando por el Faro

1535413_10203352694232661_1115509586274940712_n10310610_10203352691272587_9118507464091027654_n

Vistas desde lo mas alto del Faro1620361_10203352690272562_7064581956719277789_n

10603377_10203352693032631_2884470271671438546_n

10628188_10203352696272712_5624243367504609969_n

10646844_10203352694712673_5615823439349887619_n

10646915_10203352695472692_5246520737788421553_n

10690074_10203352690792575_5475068484138268126_n

Bastion San Miguel

1530470_10203352686872477_8437231074815121708_n

10645114_10203352686592470_8324546872729316393_n

10646778_10203352686192460_588743676209269032_n

10670279_10203352687112483_2272223125271820658_n

10676123_10203352687432491_9168647078397755616_n

Plaza de toros

10428561_10203352703872902_1689581469667732005_n 10522668_10203352702272862_1847018676174364527_n

Museo Paleontolgico cerrado10628334_10203352701632846_4994635113844909905_n

Vista desde la rambla

1459211_10203352706272962_3136341252574252659_n

Rambla y playas

10632728_10203352700312813_4582741232200198004_n   

10686718_10203352699032781_4695484425165667856_n

10622865_10203352727313488_7697487125615189665_n

10671248_10203352704552919_5487129638417496552_n

10689922_10203352705152934_182531695671202491_n

10690299_10203352685232436_8187704555988452602_n

10704148_10203352696912728_7826248936454417079_n

Atardecer en Colonia

1521387_10203352706792975_8201804494200623426_n

Amigos del hostel

10687042_10203352715193185_6381593503146348535_n

10612990_10203352714873177_6821730814832545370_n

Cementerio

1488125_10154649048000298_7426118712155253326_n  10405285_10203352728073507_4009064758597279825_n10622865_10203352727713498_8297196181154452525_n

10698663_10154649047595298_6134957251128323250_n

La triste vuelta a Buenos Aires

10702159_10203352729153534_2233454516643847657_n

10394854_10203352729633546_8042344052480970046_n

10419425_10203352729393540_6859201056733321728_n

Todas las fotos son de mi autoría  así como de Ariel Caniu Saez, para utilizarlas contactarme para  solicitar permiso.

Anuncios

2 pensamientos en “Colonia en un fin de semana .”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s